Que preciado bien, la soledad !!!

Es curioso como, algo que se puede desear tanto, puede ser al tenerlo como una pesadilla. Cuántas veces hemos deseado algo que al conseguirlo se ha convertido en algo horrible?

Yo muchas veces quería, casi necesitaba, estar solo, dedicarme sólo a mí, casi aburrirme, y sin embargo, tras 4 meses en Santiago, semana tras semana, solo, he acabado hasta el gorro. Ha llegado un momento en que ni siquiera las cosas que habitualmente más me gusta hacer, leer, ver cine, pasear, pueden satifacerme, y es que estar solo sin quererlo es bastante desagradable. Supongo que dentro de algún tiempo, saturado del día a día cotidiano, volveré a desear estar solo. Sólo espero que alguien sacuda mis recuerdos para recordar estos eternos meses.

Como decía alguien que sabía mucho: «Cuidado con lo que deseas, porque puedes llegar a conseguirlo«

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si pincha ACEPTAR está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies