La luz (relato)

La calle está desierta, desierta y mojada. Claro, es tarde, muy tarde. Una extraña sensación invade mi cuerpo, no estoy solo. Un escalofrío recorre mi espalda consiguiendo erizarme cada pelo del cuerpo. Llevo mucho rato caminando sin rumbo definido. A lo lejos se escuchan los lamentos de algún gato en celo. Parece un bebé llorando.

Acelero el paso, para qué? No voy a ningún sitio, sólo quiero hacer desaparecer la sensación de estar vigilado. Al doblar la esquina a la derecha, una luz intensa proyecta mi silueta contra el suelo. No es un coche, ni una farola, es una luz mucho más intensa y brillante.

El golpe de luz me hace despertar sobresaltado. Estoy sudando y respiro aceleradamente. El reloj de la mesilla marca las 4:43.

Me levanto de la cama y avanzo despacio por el pasillo de casa. Todo está oscuro, casi no veo nada, pero conozco sobradamente mi casa. Abro la puerta y salgo al rellano. Una fuerte corriente de aire cierra la puerta violentamente. Estoy en pijama y descalzo, pero ya no puedo volver a entrar. Bajo los 51 escalones que me llevan hasta el portal y salgo a la calle.

Necesito andar, desentumecer mis piernas, pero estoy descalzo y la calle está mojada, mojada y desierta. Claro, es tarde, muy tarde. Me decido a caminar, el suelo está mojado y yo descalzo. Alguien me mira. Desde dónde? No puedo verlo, pero un escalofrió confirma mi sensación. Acelero el paso. Quiero alejarme, alejarme y hacer desaparecer la sensación de estar vigilado.

Al pasar por delante de un escaparate un repentino destello de luz me ilumina. Es una luz intensa y brillante que se concentra en mi figura proyectando mi sobra contra el suelo mojado.

La súbita luz me despierta y me incorporo sobresaltado en la cama. El reloj de la mesilla marca las 4:44. Estoy sudando. Me levanto de la cama y camino por el pasillo de mi casa. Casi no veo nada, todo está oscuro y quieto, pero conozco mi casa perfectamente.

Abro la puerta y salgo al rellano. La puerta se cierra violentamente provocando un estruendo que el eco repite hasta desaparecer. No puedo volver a entrar en casa y estoy descalzo y en pijama. Bajo despacio los 51 escalones que me llevan al portal. Salgo a la calle y decido pasear. La calle esta mojada y desierta, desierta y mojada.

Camino pesadamente, pisando cuidadosamente los charcos en el asfalto de la calle mojada. Es muy tarde. Alguien me mira, no veo desde donde, pero siento sus ojos clavados en mí. Acelero el paso y mis pies descalzos resbalan en el asfalto mojado.

Una intensa luz, reflejada en un charco, proyecta mi sombra en la pared de enfrente.

Me despierto sobresaltado y me incorporo sudoroso en la cama. El despertador de la mesilla señala las 4:45. Me levanto y avanzo por el pasillo hasta la puerta de casa. Todo está oscuro, pero conozco bien mi casa y camino sin problemas arrastrando los pies. Abro la puerta y una intensa luz me golpea en la cara haciéndome retroceder.

Me despierto. El despertador marca las 4:46. Me levanto sudoroso y avanzo hacia la puerta por el pasillo, despacio, arrastrando cansinamente los pies. Mi casa está oscura, pero avanzo decidido, conozco el camino.

Repentinamente, una intensa luz inunda cada rincón de mi casa, y de mi cabeza, penetrando dolorosamente por mis ojos.

Sobresaltado y sudoroso me incorporo en la cama. El reloj señala las 4:47. Al levantarme, mis pies descalzos se hunden en un abismo de agua, no encuentran apoyo. Una avalancha de luz azulada surge del fondo del abismo. Me atrae como un enorme imán, no quiero ir, pero no puedo evitarlo, me hundo, poco a poco pero de forma constante.

Alguien me sacude vigorosamente hasta despertarme. Me he quedado dormido en la arena de la playa. La marea en su imparable subida alcanza ya mis pies, mientras el faro ilumina intermitentemente la playa. Son las 4:48 recojo mis zapatos y me voy a casa, es tarde, muy tarde.

1 comentario en “La luz (relato)”

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si pincha ACEPTAR está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies