el tren a la felicidad

Si alguna vez decides tomar el tren a la felicidad, no lo busques en el andén del conformismo, ve a la ventanilla de la ilusión, pide un billete sólo ida y empieza a disfrutarlo desde el momento en que lo tengas en la mano, si es posible antes, desde el instante en que tomes la decisión de hacer el mejor viaje.

Procura viajar ligero de equipaje, viste sólo tu mejor sonrisa, en el trayecto encontrarás todo lo necesario, y no olvides abrir tu corazón de par en par, y tirar la llave.

Reflexiona cada mañana, cada día abre una nueva posibilidad y piensa que lo mejor está por llegar, que hoy sólo es una escala a la eternidad.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si pincha ACEPTAR está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies