la presencia en Internet

Cada vez es más raro encontrarse con alguien que de alguna manera no tenga una presencia en la Red. En el ámbito laboral, es casi imposible encontrar una empresa u organización que no tenga una página web, y a nivel personal, es incesante el grado de aumento de cuentas en redes sociales y blogs.

La presencia en Internet de alguien (organización, empresa, persona, o cualquier otro ente) no es sólo hacer una página web bonita, o crear una cuenta en facebook o twitter, requiere una definición previa de los objetivos que se persiguen. Es necesario analizar y definir el por qué y para qué, los famosos «misión y visión».

Una vez establecidos el motivo (por qué) y los objetivos (para qué), será necesario definir la forma en que se pretende llegar a la meta, el cómo conseguir los objetivos. Periódicamente tendremos que ir midiendo el grado de consecución de los mismos y replanteando, si es necesario, el camino a seguir.

Una de las partes importantes del cómo, es la definición del llamado posicionamiento (que nada tiene que ver con los buscadores) tradicionalmente asociado a las marcas.
Según la wikipedia: «Se llama Posicionamiento al lugar que en la percepción mental de un cliente o consumidor tiene una marca, lo que constituye la principal diferencia que existe entre ésta y su competencia», es decir lo primero que piensa alguien de una marca, producto, campaña, organización, etc. Es muy importante tener claro quién y cómo quiero ser, para desarrollar la imagen perfectamente alineada con estas ideas.

Podemos decidir que queremos ser «los más baratos», o «los más exclusivos», o «los que mejor calidad ofrecen», o «los más modernos», o «los más clásicos», cualquier cosa, pero tenemos que tenerlo claro. Podemos concretarlo a través de nuestro «target», público objetivo de lo que produzcamos, información, servicios, productos, etc., o ser estos (público objetivo) los que nos lo marquen.

Son legendarios algunos posicionamientos de marcas muy conocidas, Volvo/Seguridad, CocaCola/Chispa de la vida, y otros muchos, que tradicionalmente nos han machacado con sus mensajes, para afianzar esa imagen de marca.

Todo lo que hagamos a través del canal de Internet, tendrá que estar alineado con el posicionamiento elegido, desde la imagen gráfica de nuestros espacios web, hasta la forma de comunicación, el lenguaje utilizado.

Tendremos que tener en cuenta además, que el posicionamiento en Internet no tiene que coincidir necesariamente con el posicionamiento offline. Podemos tener diferentes objetivos y diferente público objetivo en un canal y en otro. Por ello hay que tener claro el perfil de usuarios de Internet y analizar detenidamente si estamos enfocando adecuadamente nuestro posicionamiento online.

Si no hacemos este ejercicio, podemos encontrarnos con que nuestra presencia en Internet es puramente testimonial, aunque este también puede ser nuestro objetivo, simplemente estar.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si pincha ACEPTAR está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies