agradable sometimiento

Anoche soñé contigo. Tus ojos me miraban, tus labios sonreían, tus manos calmaron mi errático deambular, templaste mi ánimo.

Como un niño me refugié en tu regazo, busqué tu protección. Tu serenidad alimenta mi anhelo, y mi respiración se hace casi imperceptible, serena y pausada.

Qué tienes que me puedes, qué me das que me sustentas, qué poder ejerces sobre mí.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si pincha ACEPTAR está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies