despertar a tu lado

la alarma de mi móvil rompe el silencio del amanecer a tu lado.
te remueves lentamente bajo la sábana, templada de amor, preñada de sexo, rozando apenas mi espalda.
mi mano se desliza hasta tu cadera, provocando tu gemido, suave, aterciopelado, y el calor de tu cuerpo trepa por mis dedos, por mi mano, por mi brazo… llegando a mi pecho e incitando un escalofrío que eriza toda mi piel.
instintivamente me acerco a ti, pegando mi pecho en tu espalda, mi vientre en tu trasero, mis muslos en los tuyos… y rodeo tu cuerpo con mi brazo.
tu desnudez me excita brutalmente y mi pene, en un avance inexorable, presiona tus nalgas.
gimo de placer, que maravilla despertar a tu lado, que éxtasis abrazarte desnuda, medio dormidos todavía.
mis manos recorren tu piel, conocen tu cuerpo, están en su hogar, se deleitan en tus costados, en tu ombligo, en tus pechos, en tus hombros, buscan tus axilas, que han empezado a transpirar, y humedecen ligeramente las yemas de mis dedos.
suspiro profundamente rociando tu espalda con mi aliento henchido de amor.
tus gemidos se tornan cada vez más intensos y profundos, te giras ligeramente buscando mi boca y nuestras lenguas se encuentran en un abrazo húmedo y lascivo.
nos besamos despacio recreándonos en el momento especial, único cada día.
te has girado completamente y ahora tus pechos presionan los míos, avivando mi excitación.
nos besamos, nos besamos, nos besamos… nuestras bocas no quieren separarse, no saben… nuestros labios inflamados de pasión, se rozan, se besan, se buscan, dando paso a nuestras lenguas que juegan traviesas recorriendo cada resquicio posible.
mi mano se desliza despacio por tu espalda y encuentra tu trasero, templo ansiado… cómo me gusta!!!
mis dedos nerviosos, acarician delicadamente tus nalgas, mis uñas quieren arañarte, no pueden, lo intentan aferrándose como una garra a tu grupa.
mi dedo corazón (cuál si no…) ha encontrado el camino entre tus nalgas y, tras humedecerlo ligeramente en mi boca, se desliza buscando tus cuevas.
el roce de mi «corazón» te arranca un sensual gemido en mi oído provocando un intenso escalofrío que recorre mi espalda.
nuestras bocas siguen besándose entre gemidos, nuestros alientos se mezclan en un elixir mágico, en una pócima de amor.
mi mano llega ahora a tu sexo, a tus labios, a tu clítoris húmedo y enaltecido por mi contacto.
mientras, tus manos, están en mi entrepierna, jugando con mis testículos, acariciando mi verga, masajeando su puntita… sacudo la cabeza de placer.
quiero sentirte dentro, me susurras… ahora mismo mi amor, contesto colocándome detrás de ti.
te penetro muy despacio haciéndote gritar, haciéndome gritar, no hay sensación mejor…
mis manos están en tus pechos, acariciándolos, endureciendo tus pezones.
tus ojos se cierran, tu boca se abre en un inmenso aullido… tus manos se aferran a la almohada.
mis empujones son cada vez más rápidos y profundos, mis muslos golpean tu culo y mis manos ahora sujetan tus caderas y te azotan entre cada empujón.
un momento de silencio me anuncia la llegada de tu orgasmo, que entre gritos, tuyos y míos, provoca también mi explosión… sientes la calidez de mi semen dentro de ti, y oprimes sutilmente mi pene en tu vagina.
sudados, exhaustos, felices, nos fundimos en un abrazo único.
estamos juntos, muy juntos, somos uno, da igual el sitio, el momento, soy tuyo, eres mía.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si pincha ACEPTAR está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies