Ante el mundo hay sólo dos actitudes: o miedo o amor

(*) Publicado en La Contra de La Vanguardia el 25/01/10

Elsa Punset, pedagoga de las emociones. Soy hija del “baby boom” de los 60. Nací en Londres, me crié en EE.UU., Haití, Madrid… y vivo en Londres. Tengo dos hijas pequeñas. Máster en Humanidades por Oxford, me dedico a la pedagogía de la gestión emocional. Soy adogmática. Me permito sentir el misterio.

Vivió en Haití?

Siendo niña, sí. Por eso sé que en Europa vivimos de espaldas a los riesgos que allí amenazan las vidas: allí viven intensamente, aquí vivimos anestesiados.

Pues bendita anestesia.
Pero pagamos un precio: aquí la vida no late. Y, aburridos, llegamos a deprimirnos. Y nos afanamos en distraernos.

¿Y qué propone?
Adiestrémonos en gestión emocional. La ciencia demuestra que todo – hasta un pensamiento-arranca de una emoción: ¡somos animales más emocionales que racionales!

Pobre Descartes, qué viejo se queda…
Sí, pero ¡en las escuelas todavía no enseñamos a nuestros niños a gestionar sus emociones! ¡Qué atraso!: hacerlo reportaría fabulosas bendiciones para ellos y la humanidad.

¿Se puede enseñar a sentir?

Nos enseñan a desconfiar, recelar, sospechar, despreciar, odiar… ¡Que nos enseñen a amar! Nos enseñan que el mundo es peligroso, pudiendo enseñarnos que es fabuloso.

¿Lo es?
Hay sólo dos modos de relacionarse con el mundo: desde el miedo o desde el amor. Sentir curiosidad por el mundo es amarlo, es lo mismo. ¡Es lo que sienten los niños pequeños!

Esa inocencia radical, ese amor, curiosidad… es lo que luego nos enseñan a perder.

¿Por qué hacemos eso?

La educación aún premia las emociones defensivas ante el mundo, en lugar de premiar las emociones amorosas hacia el mundo.

Será por algo, ¿no?

Porque seguimos anclados en lo que hace 100.000 años resultó útil para sobrevivir en entornos cuajados de peligros: herramientas – miedo, angustia, tristeza, ira…-que hoy quedan anticuadas y son ya un lastre.

¿Recibió usted de sus padres la educación correcta?

Me dieron las dos cosas que hoy se sabe que son los dos puntales de la felicidad.

¡Dígamelas, por favor!

Una: afecto. Dos: sentido de control sobre tu vida.

Explíqueme esto.

Recibir afecto en la infancia infunde confianza y seguridad ante el mundo. Estudios sobre resiliencia – capacidad para remontar tremendos reveses-demuestran que niños tratados horriblemente que se agarraron a una mirada amorosa… pudieron remontar.

Puntal uno: amor. Puntal dos…
Soberanía sobre tu vida. Mis padres jamás hablaron de “la suerte”, sólo de cómo actuar: eso te enseña a ser el piloto de tu vida.

¿Qué emociones premia usted al educar a sus hijas?

Las ayudo a identificar cada una de sus emociones: así entienden qué está pasándoles.

¿Hay emociones positivas y negativas?
No. Hay emociones útiles e inútiles. Si un día están tristes, las entreno a no temer a la tristeza y a saber qué está mostrándoles.

¿Y qué muestra la tristeza?

El temor por una pérdida: por una ausencia, una carencia, porque algo termina… Si comprendes eso, ¡lo llevas mejor! Si no, esa tristeza puede agobiarte, angustiarte… y hasta llevarte a medicarte sin necesidad.

Eso se hace mucho por aquí.

Porque no escuchamos lo bastante las voces de nuestras emociones. Habitúate a escucharlas y entenderás tus pasiones. Y una vida con pasión y sentido es más feliz.

¿Cómo puedo descubrir mi sentido?

Al levantarte, cuestiónate: “¿Qué me hace hoy levantarme?”. El psicólogo Viktor Frankl lo planteó más crudamente: “¿Qué impide que hoy me suicide?”. Lo que se esconde tras la respuesta es tu sentido.

¿Y luego?

Aliméntalo. De lo contrario, podrías matarlo de hambre. Hazte regalos emocionales. Quizá sea apuntarte a una clase de baile… ¡Siembra tu vida de pequeños cambios!

¿Eso me hará más feliz?

Conozco un estudio hecho sobre 5.000 personas: un 10% declararon ser felices. Pues bien, se observó que esas 500 personas habían seguido un patrón común…

¿Cuál? Cuente.

Se habían marcado una meta. La habían puesto por escrito (o se la habían contado a conocidos), en una especie de compromiso público. Habían establecido metas volantes, etapas menores en el camino hacia su gran objetivo. Y cada vez que alcanzaban una meta volante, se gratificaban con algo.

Tomo nota.

Un amigo mío indio me dijo: “A vosotros os entierran a los 80 años, pero os morís a los 20”. Me hizo pensar… Hoy sabemos que nuestro cerebro es muy plástico: ¡podemos reinventarnos cada día durante 80 años! No lo hacemos. ¡Atrevámonos, pues es posible!

Excitante: reinventarte cada día.

Abrámonos a la realidad…, que incluye el misterio. Darle la espalda a lo inconsciente y a lo misterioso nos priva del 80% de la realidad, ¡la convierte en plana y aburrida!

¿Cómo aconseja mirar la realidad?

La ciencia nos habla de lo que sabe, pero no puede hablarnos de lo que no sabe. No prescindas de todo eso. ¡Permítete inventar preguntas y soñar respuestas! Es esa capacidad de inventar y soñar (y no sólo la de analizar) la que nos hace plenamente humanos.

Gracias, maestra.

¡Los maestros son los niños! Ellos nacen libres, con esa inocencia radical abierta al misterio, a la confianza en la vida y al amor al mundo. Si la conservásemos…, ¡seríamos siempre creativos y felices!

En la despedida de la entrevista, Elsa se despide con una frase de Jung: “La vida hace una pregunta cuya única respuesta es tu vida”.

Mes del CANCER

En memoria de nuestros familiares y amigos, que perdieron la batalla contra el cáncer y para todos aquellos, que siguen luchando para ganarla.

Ójala se encuentre remedio pronto.

El 92% no copiará ni pegará éste texto. Yo lo hice por los que amaba y los que amo… orgulloso de ser parte del 8%.

Ponlo en tu página por lo menos una hora.

Irene, una amazona de primera

Este domingo (25 de abril), puente de San Jorge para los aragoneses, se ha celebrado en las Cuadras Arriel (en Orós Alto) el II Concurso de Doma Clásica. Han participado niñas y niños de la escuela de equitación, y una de las participantes ha sido mi hija Irene. Ha sido su primer concurso, y os podéis imaginar que era todo nervios (no sé a quién se puede parecer…). Lo ha hecho de maravilla, y no es “amor de padre”, ha quedado segunda en el concurso, y claro, ahora yo estoy que “se me cae la baba”.

Irene, empezó a montar a caballo este verano pasado. Llevaba mucho tiempo pidiéndonoslo, y en verano, aprovechando que las Cuadras Arriel están en Orós Alto, es decir, muy cerquita de Gavín, le apuntamos a clases. Irene está ilusionadísima y nosotros tanto como ella de ver que hace una actividad que le encanta, al aire libre, con animales como los caballos (que son preciosos) y con un montón de niños y niñas que han hecho un grupo muy majete. Se juntan los fines de semana, sabados y domingos por la mañana (aunque a veces hay que madrugar) y se lo pasan en grande.

Quiero agradecer a Eunate, Hector y Tito el cariño con el que tratan a los niños y niñas que van por allí, siempre con una sonrisa y un gesto amable.

Dejo aquí algunas fotos de la jornada ecuestre, y también el video de la actuación de Irene en el concurso:

 

Termina 2009

2009 termina. Le queda un suspiro. Mañana es mi ultimo día de vacaciones hasta el 11 de enero.

Este año ha sido complejo. Comenzo con muchas dudas, pero termina de una forma inmejorable. He conseguido solucionar (con muchísima ayuda claro) una buena parte de mis problemas económicos, y parece que he encontrado estabilidad laboral.

En lo personal ha sido maravilloso, matrimonio, hijos, hermanos, etc. He empezado de nuevo a hacer algo de deporte (padle) y la verdad, también se nota.

Espero que 2010 sea la menos tan bueno como este. Va a comenzar muy bien, veremos como termina.

AHHHHHH! y al igual que en los últimos 45 años, no me ha tocado la lotería.

Bueno, mis mejores deseos para todo el mundo. Deseo de corazón que se puedan solucionar muchos de los problemas que nos acosan. BESOS, ABRAZOS, SALUDOS, que cada uno tome lo que más le guste.

Las cosas importantes de la vida

MAYONESA Y CAFE

Cuando las cosas en la vida parecen demasiado…

Cuando 24 horas al día no son suficientes…

Recuerda el frasco de mayonesa y el café..

Un profesor delante de su clase de filosofía sin decir palabra tomó un frasco grande y vacío de mayonesa y procedió a llenarlo con pelotas de golf.

Luego le preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí.

Así que el profesor tomó una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco de mayonesa. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf.

El profesor volvió a preguntar a los estudiantes si el frasco estaba lleno, ellos volvieron a decir que sí.

Luego…el profesor tomo una caja con arena y la vació dentro del frasco.

Por supuesto, la arena llenó todos los espacios vacíos, así que el profesor pregunto nuevamente si el frasco estaba lleno.

En esta ocasión los estudiantes respondieron con un ‘sí’ unánime.

El profesor enseguida agregó 2 tazas de café al contenido del frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena.

Los estudiantes reían en esta ocasión. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo:

QUIERO QUE SE DEN CUENTA QUE ESTE FRASCO REPRESENTA LA VIDA

Las pelotas de golf son las cosas importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos, todo lo que te apasiona.

Son cosas, que aún si todo lo demás lo perdiéramos y sólo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas.

Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el coche, etc.

La arena es todo lo demás, las pequeñas Cosas.

Si ponemos la arena en el frasco primero, no habría espacio para las canicas ni para las pelotas de golf. Lo mismo ocurre con la vida.

Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes.

Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad.  Juega con tus hijos, tómate tiempo para asistir al médico, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o afición favorita.

Siempre habrá tiempo para limpiar la casa  y reparar la llave del agua.

Ocúpate de las pelotas de golf primero, de las cosas que realmente importan.

Establece tus prioridades, el resto es solo arena.

Uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó qué representaba el café.

El profesor sonrió y dijo:

Qué bueno que lo preguntas…

Sólo es para demostrarles, que no importa cuan ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo.

Noche de “Halloween”

Irene en Halloween

Aunque estas cosas de importación no van mucho conmigo, no me queda más remedio que dejarme llevar por la ola de “la noche de los muertos”.

Tengo 2 hijos, que evidentemente llevan días pensando en dónde y cómo van a celebrarlo. Hace un rato hemos vuelto del cole, y en la calle se nota el ambientillo de halloween. Irene, la mayor, está preparando su disfraz, para ir a casa de una amiga a pasar la tarde y noche, con fiesta “mortal” incluida. está guapísima con su disfraz de bruja, peluca verde, nariz con verruga, uñas postizas y una escoba como las de antes, de paja.

Andrés en Halloween

Andrés lo celebrará en casa con sus padres. Lleva una careta de esqueleto y vando sustos a todo el que se acerca. Después, recorrerá la escalera buscando alguna “chuche” que le de algún vecino, veremos una peli de miedo y a dormir, que mañana será otro día.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si pincha ACEPTAR está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies