¿Qué es indecente?

(*) Lo he leido en varios blogs, no sé de quién es el original, pero no puedo resistirme a copiarlo y a apoyarlo.

Según la Vicepresidenta del Gobierno, Mª Teresa Fdez. de la Vega, es indecente que mientras la inflación es -1%, los funcionarios además de tener plaza fija, tengan una subida salarial.

Nos gustaría transmitirle a la clase política -tanto a la gobernante como a la de la oposición-, lo que considero INDECENTE:

INDECENTE, es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996 pudiendo llegar con dietas y otras prebendas a 6.500 €/mes.

INDECENTE, es que un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.

INDECENTE es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

INDECENTE es comparar la jubilación de un diputado con la de una viuda.

INDECENTE es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete y que los miembros del gobierno para cobrar la pensión máxima solo necesiten jurar el cargo.

INDECENTE es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

INDECENTE es colocar en la administración a miles de asesores (léase amigotes con sueldo) que ya desearían los técnicos más cualificados.

INDECENTE es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.

INDECENTE es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (y no digamos intelectual o cultural).

INDECENTE es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

INDECENTE es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

INDECENTE es que sus señorías cuando cesan en el cargo tengan un colchón del 80% del sueldo durante 18 meses.

INDECENTE es que ex ministros, ex secretarios de estado y políticos de todos los partidos, cuando cesan son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público.

INDECENTE es que se utilice a los medios de comunicación para transmitir a la sociedad que los funcionarios sólo representan un coste para el bolsillo de los ciudadanos.

INDECENTE es que nos oculten sus privilegios mientras vuelven a la sociedad contra quienes de verdad les sirven.

¿ Y mientras, hablan de política social y derechos sociales? ¡¡QUÉ INDECENTE!!

Comentaristas políticos

Hoy, haciendo “zapping”, he parado en un programa en el que estaban “analizando” el resultado de las elecciones en USA.

Uno de los comentaristas, ha expuesto un comentario cuando menos curioso. Ha dicho, que incluso “el gran pueblo americano” (refiriéndose a los votantes estadounidenses), se equivoca, y daba como razón la segunda elección de G. Bush como presidente, que se produjo tras la guerra de Iraq. Es curioso comprobar como determinadas personas consideran “equivocado” todo lo que no se alinéa con sus pensamientos o creencias.

Ante esta reflexión (y otras del mismo pelo) sólo puedo decir: “cuánto nos queda por aprender a los españoles sobre democracia“.

A mi personalmente no me gustaban mucho ninguno de los 2 candidatos, ni McCain, ni Obama (hubiera preferido de lejos a H. Clinton), pero tanto uno como otro, han dado una soberana lección de como se gana y como se pierden unas elecciones. Que tomen nota nuestros líderes políticos, y por supuesto todos los comentaristas que van por la vida como con “orejeras de burro” sin ver nada más que lo que quieren ver.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si pincha ACEPTAR está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies